28 septiembre 2022

De hoy y de ayer en la era Vintage

Classic Madrid 2021
Salón Internacional del Vehículo Clásico de Madrid se re posiciona en el calendario
Con una nueva fecha de celebración:

Del 21 al 23 de mayo.
El evento, que tendrá lugar como siempre en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo, obtiene el certificado

«Garantía Madrid» frente a la Covid-19.
Desde que a alguien se le ocurrió acoplar un asiento extra a una motocicleta, apoyándolo en una tercera rueda, se creó un nuevo tipo de vehículo, con más capacidad, estabilidad y prestaciones. Tanto como arma de guerra -famosas son las Zundapp y BMW con sidecar empleadas por los alemanes en la II Guerra Mundial- como vehículo de ocio y placer, incluso como pequeño utilitario en tiempos de escasez, el «Sidecar» triunfó en todo el mundo.

En Clásica Madrid se reunirá una muestra variopinta de motos con sidecar, que mostrará la versatilidad y la aceptación que tuvo en distintos países y épocas. Desde unidades de competición -una especialidad apasionante y peligrosa- hasta militares, pasando por variantes de paseo y de lujo, acoplados a todo tipo de motocicletas.

Entre las propuestas expositivas de esta muestra encontraremos una BSA Modelo H de 1913, una motocicleta de fabricación británica que tenía tanta aceptación que su producción se agotaba una vez salida al mercado y así ocurrió entre 1911 y 1913.

Del mercado alemán procede la NSU Max 250 de 1956. El sidecar que se acopla a esta motocicleta es de la marca Steib que fue el mayor fabricante de sidecares del mundo con una producción diaria de 50 unidades hasta 1955.
Muy popular fue en los primeros años sesenta la Lambretta LI 150 con sidecar SBoy (1962) que también podremos ver en Classic Madrid y que es objeto de deseo por parte de los aficionados a la cultura vintage.

Un poco de historia
CIDECAR

Para nosotros la historia es importante, y es que nuestro sidecar es una réplica restaurada de la BMW R-71 del año 1963. Se trata de una moto de la marca rusa Ural, que perteneció a los tiempos de la guerra fría entre Rusia y Estados Unidos.

El origen del sidecar tiene mucha controversia, pero lo que es seguro es que fue a finales del siglo XIX. A pesar de ello, su verdadero auge no se dio hasta los años 30, durante la Segunda Guerra Mundial.

Con el desarrollo de las grandes marcas automovilísticas como BMW, Zündapp, Ural, Molotov… los materiales y la usabilidad se fueron perfeccionando, tanto que comenzaron a usarse como alternativa a los automóviles para el transporte humano durante la guerra, sobretodo en la policía y en el ejército.

Con la popularización de la motocicleta y el favorecimiento de la legislación de la época para permitir el transporte de hasta cuatro personas, el sidecar se instauró como herramienta indispensable para las familias de la época.
Autor @tuSidecarVintage
Recopilación de datos Rev. LT.