1 diciembre 2022

Una Estación de tren de la `Belle Époque´

Es una localidad enclavada a la orilla de la Ruta N 3 a unos 70 kilómetros de Caleta Olivia y a unos 625 Km de Rio Gallegos Capital de la provincia de Santa Cruz. Un pueblo que nació mediante un decreto presidencial allá por el año 1921 junto a otras localidades. Un Pueblo que nace con grandes sueños de conectividad en la vasta estepa patagónica. Fue el tren el motor de aquellos sueños de conectividad que con el correr de los años y las políticas de turno quedaron truncas. El tren le dio vida al poblado de los campesinos, desde la estepa al mar, por entonces uniendo las Localidades de: Las Heras pasando por Fitz Roy ( la octava estación) antes de Jaramillo y terminar su recorrido en la localidad Puerto Deseado.

Esta magnífica obra forma parte del Ferrocarril Patagónico, fue inaugurado en el año 1914 y que según cuenta la historia originalmente estaba planeado para terminar en el Nahuel Huapi. Los vestigios de su existencia aun se pueden apreciar tan solo recorriendo las pocas manzanas que constituyen el poblado.

Fue Construida como estación de tercera clase y estaba situada a 234,24 metros sobre nivel del mar. La progresión de las vías es de 142,1 kilómetros en este punto. Un informe del año 1958 detalla que esta estación estaba habilitada para brindar todos los servicios de su línea como cargas, pasajeros, hacienda, encomiendas y telégrafos. Existía por entonces una estafeta postal en la estación ad honorem creada el 14 de noviembre de 1916, a cargo de Luis García Fernández.

Uno de los primeros encargados fue el almacenero Benigno Sierra. Entre los años 1930 y 1948 el responsable fue Nicasio Baztán, también almacenero y dueño de la “Fonda Baztán”. En una ficha firmada por Baztán en 1938, menciona al dr. Adrián Escobar –entonces director General de Correos y Telégrafos, como fundador de la estancia 14 de Julio, existente en sus cercanías.

En el año 1948 estuvo Tristán Carricat y en 1958 Lucrecia de Atanasoff. Fue clausurada el 5 de octubre de 1989, funcionando incluso tiempo después de cerrado el ferrocarril.
Su infraestructura estaba compuesta por:
Apeadero 623 m –
Estanque Piggott 16 m³
Corral 577 m²
1 rampa de costado
Capa freática 12.60 m

El tren circuló por última vez en julio de 1978. Hoy en día la estación se encuentra en buen estado de conservación, en pie y con modificaciones posteriores al cierre del ferrocarril. Fue usada como vivienda hasta años recientes. Hoy el lugar se halla completamente abandonado sin ningún cuidado, empero la cercanía con el pueblo la protege.