24 julio 2024

Campaña Fina 23/24: Proyecciones de producción de trigo y cebada de 23 millones de toneladas

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires ha lanzado la Campaña Fina 2023/24 durante el seminario Agrotendencias. Según las estimaciones, se espera sembrar 6.300.000 hectáreas de trigo, lo que resultaría en una producción de 18 millones de toneladas. Para la cebada, se proyecta una siembra de 1.300.000 hectáreas y una producción de 5 millones de toneladas.

Durante el lanzamiento, el presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins, enfatizó la importancia de que las políticas comprendan realmente la actividad agroindustrial y subrayó la necesidad de reglas claras. Se presentó un plan de trabajo a 10 años por parte del Consejo Agroindustrial.

El equipo de la Bolsa de Cereales presentó estimaciones de producción para el próximo ciclo de cereales de invierno, alcanzando un total de 23 millones de toneladas. Se espera un aumento del 45% en la producción de trigo en comparación con el año anterior, llegando a las 18 millones de toneladas con una superficie sembrada de 6,3 millones de hectáreas. En cuanto a la cebada, se prevé una producción de 5 millones de toneladas, igualando la cifra del último período, con una superficie sembrada de 1,3 millones de hectáreas.

Cecilia Conde, jefa de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales, compartió estas estimaciones y destacó que el 68% del área sembrada se encuentra en las regiones Sur y Centro Este de Buenos Aires, que aportan el 80% del volumen nacional. La región Sur también concentra el 76% de la cebada sembrada en el país, con buenas condiciones de humedad para la siembra.

Se espera un escenario de relativa escasez debido a diversos factores como el clima, el conflicto entre Rusia y Ucrania, la situación financiera mundial y la disponibilidad de insumos. Además, la recomposición de los acuerdos comerciales entre China y Australia en el comercio de cebada es motivo de preocupación para la cadena de la cebada argentina.

El escenario climático también plantea desafíos, a pesar de la entrada del fenómeno de “El Niño”. Aunque se pronostican dificultades en mayo, se espera que las lluvias lleguen en junio, mejorando las condiciones de humedad y permitiendo un mejor desarrollo de la siembra. Sin embargo, la falta de precipitaciones en la zona núcleo agrícola es motivo de preocupación y se plantea la hipótesis de que la construcción de la Hidrovía haya afectado su productividad.

Los precios de los granos han disminuido en comparación con el año pasado, pero se espera un crecimiento en el precio del trigo para esta campaña. En cuanto a los insumos, se ha observado una baja en los precios, excepto en los combustibles fósiles. A pesar de los mayores incentivos económicos en términos de márgenes, todavía existen inc