24 julio 2024

La ONU alcanza un acuerdo “histórico” para proteger el 30% de los océanos en 2030.

  • Se trata de un instrumento que expertos y organizaciones ecologistas consideran vital para salvarlos océanos.
  • El acuerdo, de ser rectificado, acordaría evaluar el impacto de las actividades económicas sobre la diversidad en altamar.

“El barco ha llegado a la costa“. Así ha anunciado la ONU este domingo un acuerdo para firmar un tratado que preserve la altamar  -aguas internacionales situadas a más 200 millas marinas de la costa- y que abre el camino para proteger al menos al 30% del océano en 2030, un hecho considerado “histórico” para la conservación de la biodiversidad.

La encargada de pronunciar estas palabras ha sido la presidenta de las negociaciones, una agotada Rena Lee, tras una maratoniana ronda de negociaciones que arrancó el pasado 20 de febrero y que tenía previsto su cierre el viernes. Este instrumento ha sido reclamado durante años por expertos y organizaciones ecologistas que lo consideran un enorme paso para el establecimiento de más zonas marinas protegidas. 

La adopción formal del tratado, sin embargo, tendrá que esperar algo más, hasta que un grupo de técnicos garantice la uniformidad de los términos utilizados en él y se traduzca a los seis idiomas oficiales de la ONU, según han acordado los países. Además, algunos Estados, entre ellos Rusia, han dejado la puerta abierta a reabrir alguna cuestión debido a que no habían podido revisar con detalle ciertos  puntos por las duras condiciones de las horas finales de la negociación y el hecho de que algunos de sus expertos ya habían dejado Nueva York.

Evaluación de impactos y apoyo a los países en desarrollo

Entre las principales amenazas para la altamar, que suponen dos tercios del total de los océanos, se encuentran la contaminación, el cambio climático, las nuevas tecnologías que abren la puerta a la minería en el fondo de los mares y una pesca cada vez más intensiva, según los expertos. Pese a su importancia, hasta ahora estas aguas han estado gestionadas bajo una serie de acuerdos y organismos internacionales sin una jurisdicción clara, sin demasiada coordinación y con unas normas inadecuadas para su protección.
     En este sentido, este tratado exigirá, por primera vez, que se evalúe el impacto de las actividades económicas sobre la diversidad en alta mar y se apoyará a los países en desarrollo en la construcción de capacidades y tecnologías con las que actuar en los mares de manera más sostenible. 

Además, se establece un mecanismo para distribuir de forma igualitaria los potenciales beneficios de los recursos genéticos marinos. Este ha sido precisamente uno de los escollos de las negociaciones, ya que chocaba con los intereses de algunos países ricos, que son los que tienen más capacidad para aprovechar esos avances, y los del mundo en vías de desarrollo, que teme verse excluido.

La Comisión Europea ha celebrado el acuerdo y ha asegurado que trabajará para los 60 países participantes lo ratifiquen rápidamente y se pueda implementar. “El océano es comida, energía, vida. Le ha dado mucho a la humanidad, es tiempo de devolvérselo. Celebro el acuerdo sobre la altamar; un tratado que protegerá el océano más allá de las jurisdicciones nacionales”, ha escrito la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Twitter.
     Para este fin, la UE se ha comprometido a contribuir con 40 millones de euros como parte del Programa Global de los Océanos y ha invitado a otros miembros de la Coalición de Alta Ambición -52 países de todo el mundo que cooperan en la materia- a contribuir también dentro de su capacidad.

Las organizaciones ecologistas lo califican de “histórico”.

Organizaciones marinas, ecologistas y de defensa ambiental de todo el mundo, agrupadas en la Alianza de Alta Mar han calificado de “histórico” el tratado de la ONU. Dicha Alianza, que integra a más de 40 ONG del mundo ha asegurado en un comunicado que el nuevo tratado es un enorme paso para proteger legalmente con “santuarios oceánicos” la vida marina y adaptar “la gobernanza” de la altamar al siglo XXI.

“los gobiernos y la sociedad civil deben asegurar ahora que el acuerdo se adopta y entra en vigor rápidamente y que sea implementado de forma efectiva para salvaguardar la biodiversidad EN ALTA MAR”, ha señalado en un comunicado Liz Karan, Directora de la campaña para los océanos de la organización Pew Charitable.– Acuerdo de la ONU a para los océanos: “Hay una necesidad de proteger el 30% de la biodiversidad marina antes del 2030”.

Desde la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Minna Epps, directora del programa global Marino y Polar, ha asegurado que el Tratado de altamar “abre el camino para que la humanidad finalmente proteja la vida marina en nuestro único océano“. El acuerdo “cierra brechas en el derecho internacional” y ofrece un marco para que los gobiernos trabajen “juntos”.

Por su parte, Laura Meller, de la organización Greenpeace, ha calificado de “histórico para la conservación” de los océanos el acuerdo, al que se refiere como “una señal de que, en un mundo dividido, proteger la naturaleza y las personas puede triunfar sobre la geopolítica”