24 julio 2024

Don Trajano Vaccari fue reconocido como “Buen Productor Yerbatero 2022” por su manejo amigable con la naturaleza.

Tiene 76 años, y hace 50 que se afincó en su chacra de la ‘Colonia Alicia Alta’ combina el cultivo de yerba mate con la cría de ganado. Con fertilización orgánica obtiene unos 10 mil kilos de hoja verde por hectárea y también cosecha yerba mate que creció en el monte. “Tenemos que seguir respetando a la madre naturaleza”, afirma.

Producción sustentable

Hay una definición que le cabe perfectamente a don José Trajano Vaccari: un amante de la naturaleza. Y esa pasión se expresa claramente en el manejo que realiza en su chacra ubicada en Colonia Alicia Alta, en el municipio de Colonia Aurora (Misiones) donde lleva adelante el cultivo de yerba mate con un auténtico respeto por el medio ambiente y obteniendo muy buenos rendimientos.

Esta manera de entender y poner en práctica la actividad lo hicieron acreedor del reconocimiento al “Buen Productor Yerbatero 2022” otorgado por el INYM el viernes 23 de diciembre. “Para mi este premio representa mucho porque dan ganas de seguir trabajando”, subrayó emocionado don Vaccari al momento de recibir la plaqueta de manos del presidente del INYM, Juan José Szychowski; el vicepresidente Ricardo Maciel, y los directores por el sector Producción Nelson Dalcolmo, Marcelo Hacklander y Antonio Franca.

“En toda mi chacra, -dice Don Trajano-  que son unas 50 hectáreas, no hay fertilizantes ni control de plagas con productos químicos, es todo natural”, remarcó, para luego comentar que combina el cultivo de cinco hectáreas de yerba mate con la ganadería, lo que genera material para el abono del suelo y aporta rentabilidad a sus ingresos”.

Para nosotros que somos productores yerbateros es un ejemplo que tenemos que tratar de replicar en la mayor cantidad posible de productores”, remarcó el presidente del INYM, Juan José, Szychowski y recordó que “produce unos 10 mil kilos por hectárea y no pone ningún agroquímico, lo que demuestra que es posible hacer una producción sustentable, con buenos volúmenes sin el uso de agroquímicos”.

Yerba bajo monte

El yerbal es protegido por los pájaros que anidan en los árboles nativos de la chacra y se comen a los insectos dañinos. Además, el monte también puede ser un aliado al momento de aliviar alguna dolencia física. “La farmacia es mi chacra”, sostuvo Vaccari, para contar luego que desde hace años utiliza las plantas medicinales que fue descubriendo.
En las cinco hectáreas de yerba mate que este productor trabaja junto a su nieto obtiene un rendimiento promedio de 10 mil kilos por hectárea, integrando la ganadería, en un manejo que apunta a la restauración del monte, la protección de las cuencas y la recuperación de plantas. “Tengo mucha yerba en el monte sembrada por los pájaros que llevaron la semilla, el año ante pasado saqué más de 20 mil kilos de yerba del monte”, comentó.

Producir conservando

Para el director Nelson Dalcolmo, esto demuestra que se puede producir de una manera diferente a la convencional, sin agroquímicos ni fertilizantes de origen químico. “Está visto que se trata de una forma de producir que conviene, cuidando la naturaleza, así que ése es el mensaje hacia los productores”, subrayó.
En esa misma línea, el vicepresidente del INYM hizo hincapié en el concepto de “producir conservando”, donde el monte que se deja para conservar de alguna manera empieza a conducir la producción de yerba mate, generando un ingreso económico en esa superficie de yerba que crece bajo el monte. “Al tratarse de una superficie limitada – explicó Ricardo Maciel –, combinar con animales es lo que de alguna manera se tiene que ir fortaleciendo porque tener dos actividades económicas en esa misma superficie es beneficioso”.

Nota  del equipo  Inym..