13 abril 2024

Extracto de la historia de la Familia RIESTRA

“Soy un agradecido a la vida,

Todo se puede superar poniendo un poco de voluntad,

 No hay que bajar los brazos nunca.” Teddy Riestra

Don Teddy Riestra        

(…) Según los relatos de Don Teddy y Doña Elena, sus padres; Don Basilio Riestra y Doña Elisabeth Stewart se conocieron y se casaron en Punta Arenas. Ambas  familias habían inmigrado del viejo continente europeo. Don Basilio  de origen Español, nacido en Asturias y de quien poco se conoce de su ascendencia genealógica, viajo directo a suelo Chileno, en cambio la familia  Stewart  de sangre escocesa arriba a Punta Arenas desde las Islas Malvinas. Sin dudas que fue parte del destino,  el flechazo de Cupido y la aprobación de ambas familias que conllevaron la celebración de la boda  entre Doña Elizabeth y Don Basilio, quienes constituyeron los cimientos de su hogar  trabajando en la estancia “la Dinamarquera”  cuyos dueños y patrones eran los Braun, un apellido archiconocido en la historia patagónica, tanto Chilena como Argentina.

(…) Estando en suelo Chileno Doña Elizabeth y Don Basilio dieron la bienvenida al mundo a cuatro hermosos retoños; Elena, un 26 de marzo de 1927, Eduardo Basilio conocido como “Teddy” un 28 de febrero de 1928, Susana (quien deja este mundo a temprana edad)  y Joyce Un 18 de febrero de 1932, todos nacidos en la Clínica “Lagos” de Punta Arenas.

(…)Elena, la hija mayor, pasa gran parte de su juventud en Punta Arenas junto a tíos y abuelos maternos, de ilustres apellidos como: Cameron  y Stewart, tal lo confirman algunas narrativas de historiadores de épocas. Elenita, a diferencia de sus hermanos cursa y termina sus estudios con destacados reconocimientos de una alumna aplicada del liceo de señoritas colegio “María Auxiliadora” de la mencionada ciudad portuaria. Alcanzada la edad del romance conoce al amor de su vida, Don Federico Baya, con quien bajo la veña de sus padres, contrae  matrimonio y años más tarde  se radicarían para siempre en territorio Santacruceño. La vida no les dio descendencia directa, pero los bendijo con un sobrino, que hoy se desvela por su bienestar. Ese sobrino es Sergio, el primer hijo de su hermano Teddy, que llega al mundo diciendo ¡adiós a su madre!, que no fue lo suficientemente fuerte para acogerlo en sus brazos, pero que encontró en su tía Elena un corazón gigante para acunarlo.

 (…) “Y me fui al campo -comenta Don Eduardo- a la estancia de Monte León  de Mauricio Braun. Me llamo el inspector, me mando a recorrer las estancias.  En esa época entrabas de cadete y después podías ir ascendiendo: contador, capataz, administrador…así fui de estancia en estancia, me trasladan a Coihaique de ahí a  María Inés,  Tapi Aike, Los Luises, después a Rio Grande, en Tierra del Fuego donde los Braun también tenían estancias. Fui destinado a la  estancia  San Martin primero  y después a estancia  La Rubia.”

(…) “La Estancia “San Martin” está en la Bahía de San Sebastián a unos 80 Km de Rio Grande y “la Rubia”  cerca de Ushuaia. Estando en la Estancia San Martín me caso con mi primera esposa Edda Ciaris que  falleció durante la cesárea al nacer mi primer hijo Sergio,  ella era oriunda de la Provincia de  Córdoba. Fue un golpe  muy duro, pero el jardín  la vida me compenso más tarde  con la flor más bella que pudiera regalarme, Lilia Estela Rosenkjaer  mi actual compañera con quien estamos por cumplir las bodas de oro. Cincuenta años de sociedad conyugal no es poca cosa. Con Lili tengo tres hijos: Diego, Adrian e, Inés,  todos ellos están en la Patagonia. Se criaron en las estancias   hasta la edad escolar  y después en sus tiempos de vacaciones. Trabaje para los Braun hasta el año 1969, en que nos decidimos venir a vivir a Rio Gallegos, y comenzar otro tipo de trabajo.

               (…) ¿Cuál era un sueldo de un ovejero en aquellos años?

                (…)  “Recuerdo cuando estaba en la Estancia Monte león  el sueldo eran unos $100.  $100/110 más la casa y comida que  te la daba la estancia, así que para nosotros con  cien pesos nos sentíamos ricos, se sentía bien,  y  cuando estábamos en Monte León teníamos que venir a comprar a Puerto Santa Cruz”.

                  (…) “La Anónima de Punta Arenas primero se vino a Rio Gallegos, que era más importante  en esos años que otro lugar, después  se instaló en puerto Santa Cruz y más tarde en  Comandante Luis Piedrabuena”

                            Anécdotas de época: ¡Llego el colchón! (…) “Estando en Monte León de cadete, en la época de Perón  me acuerdo que un día apareció un camión cargado de colchones; era común que  la gente   durmiera sobre cueros,  llegaban los colchones  y a uno le parecía raro, y la gente ponía los colchones encima de los cueros, no sabían lo que era. Toda la vida acostumbrada a dormir en cuero, que nunca se enfermo nadie, y nunca le paso nada a nadie, ya cuando veían un colchón les parecía  algo raro, era otra vida.”