22 mayo 2024

Medidas y prácticas culturales contra Lobesia botrana en la producción de vid

Salta – El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a los productores de vid en los Valles Calchaquíes de las provincias de Salta y Jujuy la importancia de implementar prácticas culturales y medidas de resguardo en sus cultivos con el objetivo de prevenir la propagación de la plaga Lobesia botrana, conocida como polilla de la vid.

Una de las prácticas fundamentales es realizar la cosecha de forma completa, asegurándose de no dejar remanentes de fruta en la planta ni en el suelo, ya que estos restos pueden servir como refugio para la plaga, permitiéndole sobrevivir y establecerse en la zona. Asimismo, es esencial utilizar encarpados y soga única en los camiones que transporten la fruta para evitar la dispersión de la plaga.

Además, se establecen otras medidas obligatorias de prevención:

-Utilizar mallas u otro tipo de cubierta para proteger las cargas de uva durante su transporte.

-Inmovilizar o destruir los restos de poda y otros materiales vegetales utilizados en el cultivo dentro del establecimiento.

-Mantener la maquinaria y transporte libres de restos de materiales vegetales al salir del establecimiento.

Estas medidas son recomendadas para todas las áreas productoras de vid y son de carácter obligatorio en establecimientos ubicados en zonas bajo cuarentena o contingencia, siendo fiscalizadas por el Senasa de acuerdo a las disposiciones N° 1/2013 y 4/2014 de su Dirección Nacional de Protección Vegetal.

Recomendaciones para antes y durante la cosecha:

-Tener especial cuidado en la cosecha. La polilla puede viajar en los elementos de trabajo, ropa de los operarios, tractores e implementos y los materiales usados en la cosecha: tachos, tijeras y carpas.

-No utilizar elementos de trabajo que se hayan usado en viñedos posiblemente afectados.

-No permitir el ingreso de maquinaria cosechadora si muestra presencia de restos vegetales. Exigir la limpieza previa de esos elementos.

-Realizar una cosecha completa y prolija, evitando dejar racimos en donde la plaga pueda continuar su ciclo reproductivo.

Luego de la cosecha, se recomienda:

-Descargar la fruta remanente después de la cosecha y destruir los residuos vegetales de cosecha dentro del mismo predio (melesca).

-Podar las plantas de vid para facilitar los tratamientos que deban realizarse en el futuro, con productos aprobados por el Senasa y destruir el material resultante de la poda dentro del mismo predio.

-Asimismo, se recomienda a las bodegas de las zonas con presencia de polilla de la vid destruir escobajos, orujos frescos y otros subproductos obtenidos del proceso industrial.

-Los vecinos de las zonas rurales y urbanas que tengan parras de uva en sus casas deben recolectar todos los racimos. No dejar racimos en los viñedos y parrales caseros, es fundamental para evitar que la plaga se disperse.

-En el caso de elaborar pasas de uva, estas deberán permanecer tapadas con una malla antiáfida durante todo el proceso.

Para más información, se puede acceder a la página web del Senasa o contactar a la línea gratuita 0800 999 2386.

Fuente: SENASA