17 junio 2024

La curiosidad por conocer la protagonista de las letras de Daniel Altamirano  llevo a nuestra redacción a  buscar información oral y escrita sobre la vida de una mujer cuyo recuerdo   perdurara  en el tiempo más allá de  la memoria de su   pueblo a través de la  Canción  de “La Oma”  letra y música   inspirada  en su noble y fina estampa el canta-autor y compositor  Daniel Altamirano .

La historia comienza el 12 de octubre de 1907 en Brasil, en Joinville, Estado de Santa Catarina. Fecha en la que se recordaba el descubrimiento de América cuando ese día nació la 5º hija de un matrimonio alemán en Joinville, le pusieron Marta. Una hermosa niña rubia con ojos azules. Según  cuentan alguna de las tantas publicaciones en  distintos medios periodísticos. ref: al pie  de la nota.

Esta Historia  tiene  su comienzo  allá por la década de los setenta donde la fiebre del Floklore invadía el país. En este marco histórico en tanto al Sudoeste de la provincia del Chaco, según los dichos,  existía un abra (pampa) de varios Kilómetros, plagado de ñandúes. Una zona que fue poblada  por  los indios Mocovies de la región quienes  cazaban estas aves y recolectaban sus huevos que eran un  majar dentro de su dieta alimentaria. A consecuencia de ello  el lugar  se los conocía como “Pampa del huevo”.  Denominación que perduro hasta el año 1933  en que uno de sus pobladores Don Gonzalo V. Pando confecciono los planos que le dieron forma al pueblo y  que a partir entonces dejo de llamarse “Pampa del Huevo” para convertirse  en “San Bernardo”. Un lugar que se pobló  con diferentes corrientes inmigratorias especialmente Eslavas.

Es así que una familia de alemanes de apellido Rabe  huyendo de las miserias de la guerra en busca de paz y trabajo llego a Joinville en el estado de Santa Catarina en Brasil. Siendo Marta  una jovencita conoció al inmigrante alemán Armand Rabe y se enamoraron y posteriormente se casaron. La situación económica de Armand se fue haciendo cada vez más difícil hasta que le salió una posibilidad de ir a la Argentina, a la provincia del Chaco. Armand tomó la dolorosa decisión de marcharse de la Joinville y de Marta. Debieron separarse.
Armand llegó a Charata y luego a San Bernardo. Todo fue mejorando para él con trabajo duro en el campo, pero extrañaba a Marta. Marta también lo extrañaba y decidió partir para Uruguayana, luego pasó por Corrientes y llegó al Chaco, a San Bernardo y 2 años después se reencontraron.

Sin ahondar en los detalles que cuenta la historia de cómo llegaron los dos (Armand Rabe y Marta Hoffener)  desde Brasil a la provincia del  Chaco en Argentina  en busca  de una mejor calidad de vida familiar en paz y con trabajo, aunque con el tiempo la vida tendría sus reverses, y el amor no duraría para siempre porque En la década del cincuenta, Armando decidió separarse de Marta y viajó a Buenos Aires junto a su hijo Martín. Las otras dos hijas, Ana y Gerda quedaron  con  “La Oma” . Marta era muy trabajadora y orgullosa de su estirpe. Cultivó algodón y además realizaba todas las tareas del campo: sembró, crío vacas,  aves de corral y chivos. En ese tiempo había muchas plagas, especialmente de langostas que devoraban todos los cultivos y  para espantarlas hacían ruidos con latas y bolsas, porque no había venenos. La Oma  para transportarse usaba una volanta tirada por burros.”

El Chaco cobijo la mujer que por su estampa  conmovió  a Daniel Altamirano quien escribió la letra de “La Oma”,  una dulce canción que guarda una vigencia asegurada en el tiempo. La Oma  (Abuela en Aleman) De sus  tres hijos:  Gerda fue quien la acompaño en su vida hasta el último suspiro Porque  Ana y Martin que se mudaron del Chaco en busca de mejores oportunidades de progreso.

Y Fue allá… “a mediados de 1975  que Daniel Altamirano llegó con sus hermanos a San Bernardo para visitar a un comprovinciano. el doctor Mauro (un médico llegado desde Mendoza junto a su esposa Ana) le pidió a La Oma que le preparara un chivo para agasajar a los cantores. Así, el 25 de mayo, Mauro y Daniel Altamirano recorrieron los cinco kilómetros de una picada bordeada de altos árboles hasta llegar a su ‘rancho de barro y apuntalao con quebracho colorado‘.

 “Cuenta Altamirano que, durante el regreso, la inspiración fue genuina. Así esbozó las estrofas de lo que sería un poema. Poco después el compositor Pedro Favini le puso música con ritmo de chamamé y en 1977 Víctor Hugo Godoy, Héctor Pacheco, Eduardo Márquez y Américo Albornoz, integrantes de Los Cuatro de Córdoba, la estrenaron. El éxito fue rotundo.”    

En esa fecha 1977, doña Marta Hoffner de Rabe se enteró de su proyección en el festival de Villa Ángela, Chaco, donde fue llevada con engaños y la hicieron subir al escenario acompañada por Los Cuatro de Córdoba. La Oma recibió una impresionante ovación de la multitud, que coreó de pie la canción. Finalmente, el sábado 19 de noviembre de 1994, La Oma apagó, a los 87 años, sus ojos azules sus restos descansan en el cementerio de San Bernardo en Chaco.

El año 1994 el Congreso de la Nación Argentina la reconoció como “mujer sobresaliente del año”.

Fotos de- ser argentino.gob.ar

   Vamos a contarte la historia de una abuela chaqueña
    La Oma es una mujer de setenta y pico de años

    Vivía en el monte chaqueño, cerquita de San Bernardo

Tiene los ojos azules
Como el agua de los mares
Porque vino de muy lejos
Y el cielo quedó en su sangre

Hay que entrar por las picadas
Para llegar a su rancho
De barro y apuntalado
Con quebracho colorado

Lleno de árboles el patio
Y herramientas de trabajo
Una volanta, un arado
Y el paisaje de su Chaco

La Oma es feliz con poco
Digamos que mejor con nada
La Oma era rubia y se ve
Que era una linda alemana

Qué sola que está la Oma
Pero ella no piensa en nada
¿Cómo pensar en la muerte
Si la Oma es como un hada?

En su ranchito de barro
Calienta a leña su pava
Conversa con un lorito
Que es con el único que habla

Hay que entrar por las picadas
Para llegar a su rancho
De barro y apuntalado
Con quebracho colorado

Lleno de arboles el patio
Y herramientas de trabajo
Una volanta, un arado
Y el paisaje de su Chaco La Oma es feliz con poco
Digamos que mejor con nada
La Oma era rubia y se ve
Que era una linda alemana

Repetir;  es mantener viva la llama que marca  La historia de una gran mujer  conocida como  “la Oma.
Ref.: de publicaciones en: * INFO Mercury Diario Norte Foto radio Nacional-  *La Cacharpaya, *  Areconoticias.com* Chaco en línea informa   
 

Marta Hoffener (Foto Radio Nacional)